Conscientes de que uno de los activos más importantes para la mayoría de las empresas son sus cuentas por cobrar,  existe el  Seguro de Crédito  que es una herramienta financiera que  ampara el riesgo del no pago de los créditos otorgados a clientes .

Estas pólizas operan tanto en el ámbito de las ventas a crédito doméstico (nacional), como también, en las exportaciones, cubriendo la facturación de la venta de bienes  y/o servicios de la empresa que contrata el seguro.